Información y cita previa
Está viendo:
  • Terapia cognitivo-conductual

Terapia cognitivo-conductual

¿ Qué es la Terapia Cognitivo- Conductual ?

 

Cada orientación picológica entiende la clínica de una forma diferente. No todas las orientaciones en psicología clínica tienen los mismos niveles de eficacia o eficiencia. Es importante hacer notar que la relación de una orientación en psicología clínica con la investigación en psicología científica, es un predictor de eficacia en el tratamiento.

La Terapia Cognitivo- Conductual (TCC) cobró fuerza a finales de la década de los 80, pero sus raíces se encuentran en la década de los 60. Su surgimiento se debe en gran parte al desencanto con los resultados del psicoanálisis que era la orientación de terapia  más extendida en aquella época. Actualmente la Terapia Cognitivo Conductual se encuentra enormemente avanzada, tanto en Europa como en Estados Unidos, tratándose de la orientación psicológica más avalada por la ciencia en la actualidad.

 

Algunas características de esta terapia

  • La TCC trata de modificar pensamientos, respuestas psicofisiológicas y conductas manifiestas, desarrollando paralelamente un alto grado de conocimiento emocional.
  • La TCC está orientada hacia el presente, se investiga el funcionamiento actual sin desatender exploraciones del pasado que puedan ayudar a conocer y entender la historia de aprendizaje de la persona que acude a consulta. El énfasis de la TCC está puesto más en el " que tengo que hacer para cambiar" que en el " por qué". Aunque encontrar la razón del problema o malestar puede tranquilizar a la persona que busca ayuda y motivar su cambio, además de proporcionar al psicólogo una visión más precisa de la adquisición y mantenimiento del problema, los datos de la investigación indican que explorar expresamente el pasado y conocer cuáles son los motivos para que algo ocurra no se relaciona necesariamente con identificarla solución y no es suficiente para producir un cambio. La búsqueda de causas en la TCC está regida por la utilidad que puedan tener.
  • La TCC pone énfasis en la evaluación continuada y rigurosa del proceso de tratamiento, midiendo los progresos obtenidos a lo largo de todo el tratamiento.
  • La TCC fomenta la independencia del paciente: dado que este tipo de terapia busca lograr autocontrol enfatiza el aprendizaje de nuevos  repertorios de comportamiento y la mejoría de los síntomas.
  • La TCC rechaza el principio de la sustitución de síntomas. La falsa idea de sustitución, difundida por la escuela psicodinámica, que considera un síntoma como la única salida a un proceso neurótico subyacente que si se elimina surgirán otros, está absolutamente descartada por la psicología científica. La TCC aporta soluciones de fondo, simplemente porque modifica aquello que  genera malestar o déficit en el funcionamiento del individuo. Es cierto que no puede darse al paciente garantías de una vida sin emociones de afecto negativo, pero tampoco sería ni posible ni adecuado. Pero la TCC sí puede dar garantía respecto al motivo de consulta.
  • La TCC sí aborda y maneja en sus tratamientos contenido y formas de procesamiento inconsciente, pero no como un ámbito soterrado y oscuro de nuestro comportamiento , sino lo inconsciente desde los datos de la psicología cognitiva experimental, es decir, como rutinas automatizadas, procesamiento subliminal, etc..
  • La TCC pone el énfasis en el cambio. Se solicita al paciente practicar nuevas formas de comportamiento, consigo mismo y con los demás. El entrenamiento y pautas de las sesiones debe continuar fuera con el objetivo de afianzar y generalizar las nuevas estrategias o enfoque del problema. Se centra en la resolución de problemas.
  • La TCC utiliza programas de tratamiento que han demostrado su eficacia pero ajustando siempre ese programa a las necesidades y características concretas del sujeto que presenta el problema.
  • La TCC desmitifica la terapia. El plan de tratamiento y el proceso terapéutico retiran " el velo de misterio" que cubre a casi todas las psicoterapias, al permitirle al paciente un libre acceso y cuestionamiento de la información teórica y metodológica que sustenta el tratamiento que está recibiendo.
  • La TCC tiene una base empírica y trabaja con la participación activa del paciente. Las tesis cognitivo conductuales han sido ampliamente comprobadas respecto a su eficacia para tratar una variedad de trastornos para los que está comprobado que funciona.