Síndrome de abstinencia en la depresión

La depresión es una de las patologías psicológicas de mayor demanda en consultas de Atención Primaria.

Definimos la depresión clínica como una enfermedad tratable marcada por cambios en el estado de ánimo, de pensamiento y de comportamiento, cuyos síntomas más destacables son:

  • Pérdida de interés por actividades, personas y cosas.
  • Pérdida de motivación.
  • Tristeza.
  • Apatía
  • Cansancio
  • Sentimientos de culpa
  • Pérdida de apetito
  • Insomnio e hipersomnia
  • Sentimientos de soledad
  • Problemas de atención
  • Percepción negativa de sí mismo y/o del entorno.

En frecuentes ocasiones, los pacientes acuden a consultas de atención médica en busca de fármacos que les de una solución a corto plazo en la remisión de los síntomas sin ser conscientes de los efectos secundarios que estos mismos producen o pueden llegar a producir.

Un grupo de investigadores publicó recientemente en la British Medical Journal, que “la retirada del consumo de antidepresivos está asociada a graves efectos adversos de demora de un año o más, relacionados con el síndrome de abstinencia que provoca la retirada de los mismos. Entre estos síntomas podemos hablar de: ansiedad, insomnio, dolores de cabeza, mareos, irritabilidad, reaparición de síntomas depresivos etc. En ocasiones ocurre que estos síntomas se reinterpretarían como una recaída sin ser conscientes de que en realidad forma parte del síndrome de abstinencia.

En este sentido, la guía NICE ( National Institute for Health and Care Excellence), avala y reconoce oficialmente que los síntomas de abstinencia tras  el tratamiento farmacológico en  la depresión son prolongados y severos y que estos mismos tienen efecto negativo y duración prolongada y contraproducente a largo plazo”.  (Revista Infocop, artículo “ Los efectos no deseados de la retirada de antidepresivos pueden perdurar más de un año).

En el articulo anteriormente citado se menciona la revisión más reciente sobre este tema, realizada por Davies y Read (2018). “Llevaron a cabo 14 estudios, en los cuales la mitad de los pacientes experimentan abstinencia cuando se intenta suspender o reducir el tratamiento con antidepresivos, y casi la mitad de los que experimentaron abstinencia (46%) informaron de que era grave y que los síntomas perduraron varios meses (Davies y Read, 2018).”

Por otro lado, la investigación realizada por la Fundación española para la promoción y el desarrollo científico y profesional de la Psicología ( Psicofundación), presentado por Antonio Cano Vindel (investigador principal y catedrático de la Psicología) ha concluído que:

” los pacientes de Atención Primaria con trastorno de ansiedad y depresión que siguen un tratamiento psicológico se recuperan en un 70% como media frente al 25,8% de los que siguen un tratamiento habitual basado generalmente en el consumo de psicofármacos. Estos resultados son resultados preliminares del ensayo clínico PSICAP).