Alimentación

Trastornos en alimentación, anorexia, bulimia

Alimentación

La anorexia nerviosa: es un trastorno de la alimentación caracterizado por un bajo peso corporal (menos del 85 por ciento del peso normal para la estatura y la edad), una imagen corporal distorsionada, amenorrea (ausencia de al menos tres períodos menstruales consecutivos cuando en otra circunstancias sí deberían ocurrir) y un intenso miedo a engordar.

Existen dos subgrupos de comportamientos anoréxicos cuyo objetivo es reducir la ingesta calórica:

  • Tipo restrictivo – limita severamente la ingesta de alimentos, especialmente de aquellos que contienen carbohidratos y grasa.
  • Bulimia (también denominada atracones y purgación) – come en exceso y luego se provoca el vómito o toma grandes cantidades de laxantes u otros purgantes (medicamentos que, a través de sus efectos químicos, sirven para aumentar la eliminación del contenido intestinal).

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la anorexia. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Bajo peso corporal (inferior al 85 por ciento del peso normal para la estatura y edad).
  • Miedo intenso de volverse obeso, incluso cuando el individuo está perdiendo peso.
  • Visión distorsionada del peso, tamaño o forma de su propio cuerpo; se ve demasiado gordo, incluso cuando su peso está por debajo de lo normal; dice sentirse obeso, incluso cuando está muy delgado.
  • Se niega a mantener un peso corporal mínimo normal.
  • En las mujeres, ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos sin existir otra causa.
  • Excesiva actividad física para estimular la pérdida de peso.
  • Negación de las sensaciones de hambre.
  • Preocupación con la preparación de los alimentos.
  • Costumbres alimenticias extrañas.

A continuación, se enumeran los síntomas físicos más comunes asociados con la anorexia, los cuales a menudo son el resultado de la inanición y la desnutrición. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Piel seca que cuando se pellizca y se suelta no recupera su forma normal.
  • Deshidratación.
  • Dolor abdominal.
  • Constipación.
  • Letargo.
  • Mareos.
  • Fatiga.
  • Intolerancia al frío.
  • Demacración.
  • Desarrollo de lanugo (vello corporal fino).
  • Piel amarillenta.

Las personas que tienen anorexia pueden también ser socialmente introvertidas, irritables, de humor cambiante o depresivas. Los síntomas de la anorexia nerviosa pueden parecerse a los de otros problemas médicos o trastornos psiquiátricos.

Los síntomas más comunes de la bulimia son:

  • Presencia de frecuentes episodios en los que la persona ingiere grandes cantidades de comida de forma muy rápida y generalmente a escondidas (atracones). La persona no controla esta conducta.
  • Sentimientos intensos de culpa y ansiedad después del atracón.
  • Provocación del vómito, abuso de purgantes o restricción alimenticia (generalmente menos intensa que en la anorexia restrictiva) con el objetivo de mitigar los efectos del atracón.
  • Gran preocupación por el peso y la silueta.

La anorexia y la bulimia tienen tratamiento.

BLOG DE NOTICIAS

Últimas noticias en psicología

Problemas psicológicos derivados de los malos tratos, físicos o psicológicos
Niños y niñas víctimas de violencia de género

Cuando hablamos de violencia, ésta puede ser física y/ o psicológica. Estas formas de violencia pueden ocasionar diferentes psicopatologías, siendo las más comunes: la ansiedad generalizada, la depresión, los problemas de autoestima y el estrés postraumático. 

Trastornos en el ánimo de personas infantiles, estados de depresión infantil
Sentimiento de soledad en niños y niñas con altas capacidades intelectuales

Los niños y las niñas diagnosticados o no de altas capacidades se dan cuenta de su diferencia desde que adquieren conciencia individual. Esta diferencia esconde en numerosas ocasiones un sentimiento de soledad e incomprensión de mayor o menor intensidad, que a la larga derivará en posibles trastornos emocionales.

Los conflictos interpersonales pueden generar consecuencias físicas y psicológicas
Consecuencias físicas y psicológicas de los conflictos interpersonales

Tener problemas con las personas de nuestro entorno puede afectarnos física y psicológicamente. Diversos estudios demuestran que los conflictos aumentan la hipertensión y los problemas cardíacos.