Distimia

Trastornos del ánimo, depresión

Síntomas de los estados de ánimo y la depresión: distimia

La característica esencial de la distimia es un estado de ánimo crónicamente depresivo que está presente la mayor parte del tiempo durante al menos dos años.

Podemos decir que se trata de una depresión con síntomas más leve, pero es importante su tratamiento para evitar que desemboque en trastornos del ánimo más importantes. Los síntomas son parecidos a los de la depresión y son sobre todo:

  • Pérdida o aumento de apetito.
  • Fatiga.
  • Baja autoestima.
  • Dificultad para concentrase o tomar decisiones.
  • Tristeza.
  • Falta de interés por las cosas.

El trastorno bipolar (también conocido como depresión maníaca), es una enfermedad tratable marcada por cambios extremos en el estado de ánimo, el pensamiento, la energía y el comportamiento.

Es conocido como trastorno bipolar porque el estado de ánimo de una persona puede cambiar en los “polos” de manía (estado de ánimo alto y elevado) y depresión (estado de ánimo bajo y depresivo). Este cambio del humor o “cambio del estado de ánimo” puede durar horas, días, semanas o incluso meses. Estos “altos” y “bajos” del estado de ánimo con frecuencia son temporales.

La enfermedad tiende a ser hereditaria en las familias, ya que el trastorno se debe a un desequilibrio químico en el organismo, un déficit de litio. Se puede conseguir controlar mediante la combinación de tratamiento psiquiátrico y psicológico.

Los síntomas de la fase eufórica son:

  • Delirios de grandeza: sentirse especialmente capaz intelectualmente y/o para realizar cualquier cosa.
  • Agitación.
  • Verborrea: la persona habla a gran velocidad, a veces con monólogos y cambiando de tema constantemente.
  • Realización de actividades de forma impulsiva que pueden conllevar la implicación en actividades ilegales, arriesgadas o de gasto excesivo.
  • No sentir la necesidad de dormir.

Los síntomas de la fase depresiva son similares a los de la depresión.

Los trastornos del ánimo tienen tratamiento.

A pesar de que es normal que las personas experimenten altos y bajos en sus estados de ánimo a lo largo de sus vidas, aquellos que sufren depresión clínica experimentan síntomas específicos a diario por dos semanas o más, lo cual les dificulta el desarrollo de su vida cotidiana.

La depresión clínica es una enfermedad tratable marcada por cambios en el estado de ánimo, el pensamiento y el comportamiento.

Los síntomas más destacables de un cuadro depresivo son:

  • Pérdida de interés por actividades, las personas y las cosas.
  • Pérdida de motivación.
  • Tristeza.
  • Apatía.
  • Cansancio.
  • Sentimientos de culpabilidad.
  • Pérdida del apetito.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Sentimientos de soledad.
  • Problemas de atención.
  • Percepción negativa de sí mismo y/o del entorno.
  • Baja autoestima.
  • Dificultad para concentrase o tomar decisiones.
  • Tristeza.
  • Falta de interés por las cosas.

BLOG DE NOTICIAS

Últimas noticias en psicología

Trastornos en el ánimo de personas infantiles, estados de depresión infantil
Sentimiento de soledad en niños y niñas con altas capacidades intelectuales

Los niños y las niñas diagnosticados o no de altas capacidades se dan cuenta de su diferencia desde que adquieren conciencia individual. Esta diferencia esconde en numerosas ocasiones un sentimiento de soledad e incomprensión de mayor o menor intensidad, que a la larga derivará en posibles trastornos emocionales.

Los conflictos interpersonales pueden generar consecuencias físicas y psicológicas
Consecuencias físicas y psicológicas de los conflictos interpersonales

Tener problemas con las personas de nuestro entorno puede afectarnos física y psicológicamente. Diversos estudios demuestran que los conflictos aumentan la hipertensión y los problemas cardíacos.

Los sentimientos de amor
Dependencia emocional en las relaciones de pareja

La dependencia emocional consiste en una serie de comportamientos considerados “adictivos” , que se dan en una relación social y se caracteriza por una asimetría en el rol que desempeña cada uno de los miembros de la relación.