Evaluación de la inteligencia y los procesos básicos

Evaluación de la inteligencia en niños y niñas

Evaluación de la inteligencia y los procesos básicos

En ocasiones, los niños no obtienen los resultados que se espera de ellos acordes a su esfuerzo. Es importante conocer cuáles son los factores que puedan estar interfiriendo en el rendimiento. Por un lado, es importante conocer su nivel de inteligencia, puesto que si está por encima o por debajo será necesario hacer una serie de adaptaciones a nivel académico para impedir que se desarrollen otras problemáticas (ej: problemas de autoestima).

En otros casos, serán los procesos básicos los que puedan estar interfiriendo en el rendimiento. Como procesos básicos entendemos:

  • Atención
  • Concentración
  • Memoria
  • Razonamiento verbal
  • Razonamiento numérico

Nuestro objetivo es, por tanto, hacer una evaluación directa o complementaria tanto de la inteligencia y/o procesos básicos para conseguir el rendimiento de los niños conforme a sus capacidades y enfocar así nuestro tratamiento. También controlaremos otras variables que pueden estar interfiriendo en el mismo:

  • Sobrecarga o exceso de activación
  • Motivación
  • Autoestima o auto concepto

BLOG DE NOTICIAS

Últimas noticias en psicología

Escuela de padres
Síndrome del niño hiperregalado

En Psicología, hablamos del Síndrome del niño hiperregalado para referirnos a la actitud de los niños y niñas, que tras haber recibido una gran cantidad de regalos y haber sido totalmente sobreestimulados con ellos, ya no valoran lo que reciben, sólo quieren abrir más y más regalos y recibir todo lo que se les pasa por la cabeza.

Terapias psicológicas para el tratamiento de la ansiedad infantil
Estrés infantil

Los niños, al igual que las personas adultas, también pueden verse afectados por situaciones de estrés.

Problemas psicológicos derivados de los malos tratos, físicos o psicológicos
Trastornos disociativos

El trastorno disociativo es un trastorno mental en el que existe una desconexión y una falta de continuidad entre pensamientos, sentimientos y conductas una vez que la situación traumática y dolorosa ha desaparecido.