Ánimo – Depresión

Ayuda psicológica con terapias para los estados de ánimo depresivos

Síntomas de los estados de ánimo y la depresión

A pesar de que es normal que las personas experimenten altos y bajos en sus estados de ánimo a lo largo de sus vidas, aquellos que sufren depresión clínica experimentan síntomas específicos a diario por dos semanas o más, lo cual les dificulta el desarrollo de su vida cotidiana.

La depresión clínica es una enfermedad tratable marcada por cambios en el estado de ánimo, el pensamiento y el comportamiento.

Los síntomas más destacables de un cuadro depresivo son:

  • Pérdida de interés por actividades, las personas y las cosas.
  • Pérdida de motivación.
  • Tristeza.
  • Apatía.
  • Cansancio.
  • Sentimientos de culpabilidad.
  • Pérdida del apetito.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Sentimientos de soledad.
  • Problemas de atención.
  • Percepción negativa de sí mismo y/o del entorno.

La característica esencial de la distimia es un estado de ánimo crónicamente depresivo que está presente la mayor parte del tiempo durante al menos dos años.

Podemos decir que se trata de una depresión con síntomas más leve, pero es importante su tratamiento para evitar que desemboque en trastornos del ánimo más importantes. Los síntomas son parecidos a los de la depresión y son sobre todo:

  • Pérdida o aumento de apetito.
  • Fatiga.
  • Baja autoestima.
  • Dificultad para concentrase o tomar decisiones.
  • Tristeza.
  • Falta de interés por las cosas.

El trastorno bipolar (también conocido como depresión maníaca), es una enfermedad tratable marcada por cambios extremos en el estado de ánimo, el pensamiento, la energía y el comportamiento.

Es conocido como trastorno bipolar porque el estado de ánimo de una persona puede cambiar en los “polos” de manía (estado de ánimo alto y elevado) y depresión (estado de ánimo bajo y depresivo). Este cambio del humor o “cambio del estado de ánimo” puede durar horas, días, semanas o incluso meses. Estos “altos” y “bajos” del estado de ánimo con frecuencia son temporales.

La enfermedad tiende a ser hereditaria en las familias, ya que el trastorno se debe a un desequilibrio químico en el organismo, un déficit de litio. Se puede conseguir controlar mediante la combinación de tratamiento psiquiátrico y psicológico.

Los síntomas de la fase eufórica son:

  • Delirios de grandeza: sentirse especialmente capaz intelectualmente y/o para realizar cualquier cosa.
  • Agitación.
  • Verborrea: la persona habla a gran velocidad, a veces con monólogos y cambiando de tema constantemente.
  • Realización de actividades de forma impulsiva que pueden conllevar la implicación en actividades ilegales, arriesgadas o de gasto excesivo.
  • No sentir la necesidad de dormir.

Los síntomas de la fase depresiva son similares a los de la depresión.

Los trastornos del ánimo tienen tratamiento.

BLOG DE NOTICIAS

Últimas noticias en psicología

muchedumbre de figuras
Efecto del Espectador

  Aunque existe un amplio número de factores que hacen que ante una situación de crisis o emergencia una persona…

Trabajadores en oficina
¿Cómo afecta el regreso a las oficinas a la Salud Mental?

  Comienza septiembre y con él puede que muchas personas que anteriormente desarrollaban su trabajo desde casa, hayan tenido que…

mujer agachada con mano masculina sujetando su barbilla
Luz de gas: el maltrato imperceptible

“Exageras” “te lo inventas” “solo sabes hacer dramas”. Cuando estas expresiones se utilizan de forma continuada pueden responder a determinados comportamientos destinados a la manipulación de los demás.

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.