Síndrome de Asperger

Síndrome de asperger

Trastorno o síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico del desarrollo, que se incluye dentro de los trastornos del espectro autista. A diferencia del autismo clásico, los niños con Síndrome de Asperger pueden no presentar ningún retraso en el desarrollo del lenguaje y suelen tener un vocabulario elevado a etapas tempranas. Tampoco suelen presentar retrasos en el desarrollo cognitivo, por lo que su inteligencia es igual o superior a la media. Como ocurre con cualquier otro trastorno, no existen dos niños iguales y cada caso puede tener características específicas, si bien todos ellos presentan problemas en tres aspectos del desarrollo: habilidades y relaciones sociales, en el uso comunicativo del lenguaje y en tener comportamientos repetitivos y perseverantes con una limitada gama de intereses.

Las características principales del niño con Síndrome de Asperger son:

  • Falta de interés en relacionarse con niños de su misma edad.
  • Ausencia de juego interactivo y social.
  • Lenguaje excesivamente mecánico, que sólo supone problema a la hora de utilizarlo con fines comunicativos.
  • Tono de voz monótono, pausado, excesivamente alto…
  • Dificultad para reconocer las emociones propias y las de las demás personas.
  • Intereses muy restringidos y limitados: horarios de trenes, colecciones de objetos poco usuales…
  • Comportamientos inadecuados socialmente.
  • Baja tolerancia a la frustración y grandes rabietas ante cambios inesperados en la rutina (Rigidez excesiva).
  • Fijaciones hacia temas u objetos concretos – Obsesiones.
  • Comprensión literal del lenguaje (dificultad para entender ironías, hacer inferencias…).
  • Ausencia de contacto ocular y pobre expresión facial y gestual
  • Torpeza motora.
  • Aleteo repetitivo con los dedos, manos o pies.
  • Baja motivación y problemas escolares.
  • Agresividad.

En algunos casos el S.A. va asociado a otro tipo de trastornos y patologías, como por ejemplo: Trastorno de déficit de atención con/ sin hiperactividad, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno específico del lenguaje, ansiedad, depresión, problemas de autoestima…

Es necesario hacer una evaluación exhaustiva de cada niño, a través de la observación directa y de la información aportada por los familiares del niño para enfocar a cada caso concreto el tratamiento necesario.

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.