Autoestima e Inseguridad

Ayuda psicológica a personas con falta de autoestima

Autoestima e Inseguridad

La autoestima es la valoración que uno hace de sí mismo en cuanto a sus capacidades, cualidades, aspecto, capacidades intelectuales, etc. Esta valoración es importante porque influye en lo que la persona se considera capaz de hacer y/o conseguir. La autoestima se aprende, cambia en función de nuestra experiencia y se puede mejorar.

Según como sea nuestra autoestima, puede ser responsable de muchos fracasos o éxitos, ya que una autoestima adecuada, vinculada a un concepto positivo de mí mismo, potenciará la capacidad de las personas para desarrollar sus habilidades y aumentará el nivel de seguridad personal, mientras que una autoestima baja enfocará a la persona hacia la derrota o el fracaso.

La falta de autoestima puede derivar en serios problemas como:

Los problemas de autoestima tienen tratamiento.

BLOG DE NOTICIAS

Últimas noticias en psicología

Problemas psicológicos derivados de los malos tratos, físicos o psicológicos
Niños y niñas víctimas de violencia de género

Cuando hablamos de violencia, ésta puede ser física y/ o psicológica. Estas formas de violencia pueden ocasionar diferentes psicopatologías, siendo las más comunes: la ansiedad generalizada, la depresión, los problemas de autoestima y el estrés postraumático. 

Trastornos en el ánimo de personas infantiles, estados de depresión infantil
Sentimiento de soledad en niños y niñas con altas capacidades intelectuales

Los niños y las niñas diagnosticados o no de altas capacidades se dan cuenta de su diferencia desde que adquieren conciencia individual. Esta diferencia esconde en numerosas ocasiones un sentimiento de soledad e incomprensión de mayor o menor intensidad, que a la larga derivará en posibles trastornos emocionales.

Los conflictos interpersonales pueden generar consecuencias físicas y psicológicas
Consecuencias físicas y psicológicas de los conflictos interpersonales

Tener problemas con las personas de nuestro entorno puede afectarnos física y psicológicamente. Diversos estudios demuestran que los conflictos aumentan la hipertensión y los problemas cardíacos.