Conducta autoagresiva en la adolescencia

AUTOLESIONES

 

En la sociedad actual, las autolesiones son un gran tabú. Es algo que a los propios adolescentes les da miedo admitir, incluso a sus familiares más cercanos. Tienen miedo que los demás no los entiendan porque ellos son los primeros que no lo hacen.

El artículo publicado en la “Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes” intenta dar visión a esta problemática.

Generalmente, las agresiones se dirigen hacia el exterior, hacia los demás; cuya función es la defensa de la propia persona. Pero, ¿cuál es la función que cumplen cuando las agresiones son hacia uno mismo? No se explica tan fácilmente que los seres humanos adopten comportamientos autoagresivos donde nos hacemos daños a nosotros mismos.

¿Cuáles pueden ser las funciones de las autoagresiones?

Una forma de evitar los problemas. Generalmente, a través de cogniciones y determinados comportamiento, manejamos las situaciones aversivas para nosotros, pero en ocasiones, la forma adoptada para restablecer el equilibrio es a través de las autoagresiones o autolesiones. Estas conductas no solucionan el problema, por tanto su malestar será continuado.

 

COMPORTAMIENTO AUTOLESIVO                              FUNCIÓN
–          Cortes, golpes, quemaduras, abuso sustancias…

 

–          Desvalorizaciones, culpas, desprecios…

–          Expresión del malestar

–          Escape

–          Calmante

–          Llamada de atención

–          Pérdida de salud

 

Las autolesiones pueden ser de distintos tipos, incluido el consumo de tóxicos cono forma de escape o evitación de la realidad; pero las más visibles, alarmantes y menos aceptadas son las autoagresiones físicas.  Estas, no son más que la expresión de un síndrome o trastorno más específico. Cuando hay autoagresiones, aunque creamos que sean llamadas de atención, hemos de ser conscientes de que son unan forma de pedir ayuda o exteriorizar un problema. Se estima que un 10% de los jóvenes se autolesionan.

Las autolesiones son intencionadas y pueden querer alcanzar distintos fines:

  • aliviar sentimientos negativos
  • ayudar a afrontar dificultades personales o interpersonales
  • reducir los efectos del estrés
  • forma de autocastigo para reparar el daño ocasionado a otros.

No obstante, aunque podamos seguir sin entender las autolesiones, explicaremos que también tienen una función de refuerzo. Por una parte, nos ayudan a escapar de demandas sociales (refuerzo negativo o retirada de un estímulo aversivo) y, por otra; servirá para atraer la compasión y ayuda de los demás.

Es muy importante puntualizar que siempre que se producen autoagresiones, es la exteriorización de un problema interno en el adolescente, el cual no sabe hacerle frente de otra forma. Démosle la importancia necesaria y acudamos en su ayuda.

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.