Propósitos de año nuevo

Lista escrita

 

Cada año, con la llegada de la nochevieja, muchas personas hacen balance y reflexión sobre lo que han conseguido durante el año, lo que les ha sucedido y lo que les gustaría que ocurriese en el año que comienza, y con ello redactan unos propósitos para cumplir. Pero, ¿sirven de algo estos propósitos? ¿Es posible llegar a cumplirlos?

En la vida es importante tener objetivos establecidos, cosas que queramos alcanzar, ya sea en el ámbito personal, laboral, en las rutinas, y poder dirigir nuestras acciones para conseguirlos. El problema está cuando esos objetivos que nos planteamos son demasiado grandes, por ejemplo: estar en forma, o nos ponemos a intentar muchas cosas a la vez, como ir todos los días al gimnasio, beber dos litros de agua al día, comer saludable, hacer planes sociales todas las semanas, o cumplir x cuota en el trabajo.

Ante estas montañas tan grandes, por mucha motivación que tengamos el 2 de enero, es normal que pronto nos cansemos, nos frustremos, y abandonemos, dejando la lista de propósitos como tantos años.

¿Cómo podemos ponérnoslo más fácil? Descomponiendo cada objetivo en otros más pequeños y fáciles de afrontar. Así, podemos cambiar el objetivo “estar en forma” por:

  • Ir dos veces a la semana al gimnasio a una clase que me guste.
  • Ir a dos clases semanales en el gimnasio, y un día a hacer máquinas.
  • Ir al gimnasio tres veces por semana y hacer una ruta los fines de semana.
  • Ir al gimnasio tres veces por semana y usar siempre las escaleras.

Si nos vamos poniendo pasos más cortos, será más fácil que los demos y que, poco a poco, lleguemos a nuestro destino, estar en forma, en vez de dejarnos abrumar por lo lejos que está este objetivo al principio y lo complicado que nos parece llegar a él.

Ocurre lo mismo cuando nos ponemos muchos objetivos a la vez, no es lo mismo hacer el gran cambio de rutina de nuestro ejemplo anterior: ir todos los días al gimnasio, beber dos litros de agua al día, comer saludable, hacer planes sociales todas las semanas, o cumplir x cuota en el trabajo, que elegir uno y empezar por ahí, y cuando ya lo tengamos implementado en nuestro día a día, comenzar con el siguiente. Así, será más difícil que nos cansemos y queramos dejarlo, y más fácil que nuestra motivación continúe al ver que somos capaces de conseguir estos objetivos propuestos.

Entradas relacionadas

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.